¿Eres de los que compran ropa el día de antes de una sesión fotográfica para devolvera al día siguiente? ¿Estás todo el rato sufriendo por si se mancha y luego no te la devuelven? ¿o por si sale una etiqueta en la foto?

Hoy voy a hablarte sobre esto y darte una solución que no te costará un euro y además te ayudará a crear relaciones de cara a un futuro profesional, pero antes, quería contarte la historia de:

El superviviente de la isla

Pensaba que ya estaba preparado y quería dar el siguiente paso en la fotografía de retratos y moda organizando una sesión individual.

Busqué en Instagram algún modelo que llamara mi atención y encontré fotos de un chico que aparecía con una lanza en una isla en plan salvaje. Me parecieron fotos graciosas ¿cómo se le podría haber ocurrido hacer algo así? le escribí y me ofrecí para hacerle una sesión de fotografía gratuita mediante TFCD.

Me contestó al rato y le pareció bien. Resulta que era un participante de un programa de estos de la televisión de supervivencia en una isla (de ahí las fotos que me gustaban) y se lo tenía un poco creído. Pensé que hasta cierto punto era normal, el tipo estaba bien físicamente, guapete y con cierta fama.

Pero lo que me llamó la atención de él, las fotos locas de un tio en taparrabos haciendo que estaba en una isla desierta, pues no era un ataque de creatividad sino que realmente estaba en una isla intentando sobrevivir.

Seguimos hablando por mensajes privados y acordamos quedar un domingo. A medida que se acercaba el día, acordamos el vestuario: sería con ropa elegante, estilo mafioso sureño (según me explicó: traje, descamisado, rollo ganster americano).

Mi futuro primer modelo, me envió un vídeo donde aparecía disparando armas y comentó la posibilidad de llevarlas a la sesión. No quedó claro si llevaría reales o de imitación pero el tema es que eso, junto con otros aspectos que salieron en nuestras conversaciones, hicieron que no me sintiera cómodo y finalmente decidí cancelar la sesión un viernes (dos días antes).

Una sesión TFCD es gratuita para ambos, yo trabajo gratis a cambio de su tiempo y tu haces lo mismo. Tiene que haber buen rollo y hasta cierto punto, complicidad. Hacer retratos es un proceso creativo entre dos personas: el fotógrafo y el modelo.

Al principio pensaba que la relación daba un poco igual, el modelo era el objeto a fotografiar. Pero cada vez más me doy cuenta de que las mejores fotos, las que más me gustan, son aquellas en las que conseguimos crear un buen ambiente. Cuando estoy con una modelo y pienso me gustaría ser su amigo, sé que las fotos van a estar bien. Cuando por el contrario, estoy pensando en que termine, las fotos simplemente cumplen pero no me emocionan. Y si no me emocionan a mí, tampoco creo que lo hagan a otros.

Al cancelar la sesión el modelo enloqueció:

  • Me dijo que no podía hacerle eso porque ya había comprado ropa que pensaba devolver el lunes y ahora no iba a poder usarla. Fue la primera vez que oí esto, pero no ha sido la última.
  • Publicó un mensaje en el grupo de TFCD de Castellón diciendo que era un impresentable e insinuando que era homosexual porque le había dado un corazón en Instagram a una foto donde insinuaba parte del culo. Mensaje que por cierto, el propio administrador del grupo borró cuando le comenté el caso.
  • Envío unos cuantos mensajes amenazantes más antes de que le bloqueara.

Como puedes imaginar, tardé bastante tiempo en intentar organizar una sesión por mi cuenta. Incluso cancelé una segunda sesión que tenía apalabrada con una modelo con la que ya había trabajado del mal cuerpo que se me quedó.

Comprar ropa para la sesión y devolverla luego

Desde este incidente, creo que ha pasado algo más de un año y esa primera frase sobre devolver la ropa la he ido escuchando aquí y allí. Modelos que dicen:

  • Cuidado que no me salga la etiqueta.
  • ¡ui! a ver si lo voy a manchar y luego no me lo devuelven.

Por lo que parece que es una práctica habitual por lo menos en entornos de aficionados entre los que me muevo.

Buscando soluciones de vestuario

El vestuario es algo de lo que no me había preocupado en mis fotos ya que la mayoría de modelos, son unas apasionadas de la ropa y tienen miles de todo. Vienen a las sesiones como si se fueran de casa varias semanas: maletas llenas de ropa, accesorios, maquillaje y zapatos ¡muchos zapatos!

A las modelos les gustan tanto los zapatos como a los fotógrafos los objetivos. En las quedadas parecemos un grupo que se va de viaje a dar la vuelta al mundo.

Mi segunda sesión individual fue la que hice con Dewi y es la que más proceso de prepoducción he hecho hasta ahora:

  • Busqué localizaciones que estuvieran cerca y las organicé según el tipo de luz que daría a la hora en la que estaríamos. Luego salió un día nublado y lo jodió todo pero bueno.
  • Dibujé las fotos que iba a hacer en una pequeña libreta, tratando de analizar antes diferentes posibilidades compositivas.
  • Y me quedaba la cuestión del vestuario. Sabía que Dewi llevaría un traje tradicional indonesio pero quería buscar también ropa actual y de moda.

Cogí Instagram y me puse en contacto con varias tiendas de ropa de Castellón para preguntarles si cederían ropa para una sesión. La mayoría, las grandes, ni contestaron. Una de ellas, Rosa Alegre Shop, me contestó que sí y que además ya lo habían hecho en varias ocasiones. A cambio, piden 3 fotos donde se vea perfectamente el outfit para poder publicarlo en su perfil.

Al recoger la ropa, la modelo firma un contrato de cesión y se compromete a devolver la ropa en las mismas condiciones.

Conclusiones

En la práctica, tienes que seguir preocupándote de que no se vea la etiqueta (puedes quitarla si es muy visible) y de que no se estropee pero creo que aún así, es algo que vale la pena hacer.

  • Creamos una relación de confianza con una tienda de ropa local. Ayudamos a que se promocione, con nuestras fotos y ellos hacen lo mismo añadiendo nuestro nombre en su cuenta.
  • La modelo puede llevar ropa a la última según las tendencias. En caso de que finalmente quiera quedarse la ropa, tendrá un 15% de descuento (también aplicable a los fotógrafos que quieran quedarse con el estilismo).
  • Y lo más importante para todas las partes, conseguimos mejores fotografías con una imagen actual. La ropa nueva queda muy bien para estilo de moda elegante.

Vivas donde vivas, seguramente hay una tienda de ropa cerca que está dispuesta a colaborar si le comentas bien la finalidad de la misma. Puedes pasarle la dirección de este artículo si quieres. También puedes consultar con tu fotógrafo si ya tiene algún acuerdo de este tipo, yo voy a intentar hacer más poco a poco para poder ofrecer otro tipo de vestuario.

Si eres de Castellón y te gustaría reservar una sesión fotográfica con ropa de Rosa Alegre Shop: