El pasado fin de semana tuvo lugar una de las ferias medievales de la provincia que más te transportan atrás en el tiempo.

Se celebra en la población de Mascarell, una pequeña pedanía perteneciente a Nules.

Todo el pueblo está rodeado de una muralla arenosa, de decoración humilde, con el acceso al interior desde unos portones laterales.

No se ha construido fuera de la muralla por lo que la población sobresale del entorno de naranjos que la rodea. La sensación como visitante es que se está llegando a un auténtico asentamiento medieval.

Las calles de su interior son muy estrechas. El poco espacio disponible lo ocupan las diferentes paradas de comerciantes dejando un pequeño sendero por donde pasan los apretados visitantes.

Las tiendas son las habituales en estas ferias: piedras mágicas, cremas milagrosaas, hierbas para infusiones, dulces y comida a la brasa. Los precios son de escándalo: 2€ por un barquillo o 10€ por una brocheta de patatas con verduras y pollo.

En la entrada de la población es donde se organizan las justas y exhibiciones de caballos: el torneo del rey, caballeros contra infantería, etc.

La empresa que organiza los espectáculos y la animación callejera, Culthisme SL, es la misma que hace otras ferias en la provincia por lo que el espectáculo resulta repetitivo.

Suelo ir a las ferias pensando que el modelo de negocio está ya más que agotado pero parece que soy el único ya que cada vez van a más: más asistentes, más instalaciones como zonas de aparcamiento, policía local gestionando el tráfico, etc.

5 cosas para mejorar.

  1. El primero sería el del precio de las tiendas. Si se está cobrando a los comerciantes por parada, bajarles el precio con la condición de que pusieran unos precios más razonables haría que tomarse algo no fuera un atraco.
  2. Instalar más baños públicos pues creo que en toda la población sólo vi dos en la entrada. Insuficientes.
  3. Señalizar la salida desde las diferentes zonas de aparcamiento. Es fácil llegar a Mascarell pero complicado salir si te desvían por caminos de huertos.
  4. Los espectáculos necesitan una renovación urgente. Incluso los niños se aburrían con las explicaciones del presentador y decían cosas como «vaya rollo», «es un timo, no luchan de verdad».
  5. La población tiene su encanto natural pero estaría bien darle una ayuda. A nivel estético, mejorar el cableado aéreo que dificulta que las fotos queden bien. Los alrededores de la muralla por fuera tienen escombros y basura amontonadas. Algunas viviendas están en estado de abandono y con peligro de derrumbe.

Si eres de los que le gusta éste tipo de eventos y todavía no has estado, el de Mascarell es uno de los que te recomiendo.