Esta vez contaba con cierta ventaja pues ya conocía el sitio, el puerto de Valencia y el edificio Veles e Vents. Había preparado varias ideas que quería llevar a cabo en la sesión y disponía de poco tiempo (hora y media en total).

Por suerte Vlasova es una modelo profesional con muchos años de experiencia y pudimos aprovechar al máximo el tiempo.